Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Borrar primer <li> de los stages

CSS Desktop-Mobile

Compártelo
X
Latest Science News
Aprende

Técnicas de alimentación para bebés de 8, 9 y 10 meses

Ahora que tu bebé tiene de 8 a 10 meses, ha saboreado sus primeros alimentos y tiene más experiencia, es el momento de pasar a los alimentos con otras textura y enseñarle a comer solito.

Alimentación del bebé de 8, 9 y 10 meses

Esta edad es muy emocionante en cuanto al desarrollo de tu bebé. Está adquiriendo muchas habilidades para alimentarse y se hace más independiente por días. Te enseñamos cómo puedes ayudarle a comer y beber y a fomentar su confianza en este nuevo capítulo de la aventura de la alimentación en los bebés de 8, 9 y 10 meses.

Primera aventura: DISFRUTAR DE NUEVAS TEXTURAS

Preparando el terreno: A cada bebé le salen los dientes a distintas edades, así que no te preocupes si aún no luce una sonrisa nacarada. Conforme vayan apareciendo, pasará de mover el alimento por las encías a masticarlo.
Haz de guía: No tienes por qué esperar a que aparezcan los primeros dientes para ofrecerle alimentos grumosos o blanditos: sus encías duras le ayudarán a machacarlos. Al igual que con los nuevos sabores, tendrás que ofrecerle las nuevas texturas varias veces antes de que decida si le gustan.
Puedes empezar por ofrecerle un puré poco pasado con trocitos de verduras blanditas. El puré no se separará de los trozos y lo moverá como un todo por su boca, por lo que no tendrá que manejar mucho alimento en la boca de una vez. El bebé aprenderá a mover el alimento no muy triturado por la boca de arriba a abajo y de delante a atrás para poder tragarlo. ¿Le das alimentos para que coma con los dedos? Tendrán que ser trozos pequeños, fáciles de coger y blandos o que puedan disolverse en su boca.
Final feliz: Si le machacas el alimento con un tenedor, empezará a utilizar los labios para retirarlo de la cuchara.

Segunda aventura: CONSEGUIR CENTRARSE

Preparando el terreno: Puede que el bebé se distraiga y le interese más tu comida que la suya.
Haz de guía: Aquí la clave es tener paciencia. Puede ser frustrante, pero es un comportamiento normal en los bebés de esta edad. Sé paciente y comprensiva cuando pruebe nuevos alimentos y aprenda a comer solo. No le metas prisa ni le presiones para que coma más. Anímalo a que te copie comiendo los mismos alimentos saludables que él. Haz que la hora de la comida sea divertida hablándole, cantándole y sonriéndole. Limita las distracciones para que pueda centrarse en comer. Aparta los juguetes de su vista, apaga la televisión y que no haya móviles ni tablets sobre la mesa.
Final feliz: Si introduces la alimentación de esta forma, lo estarás animando a que participe con ganas en las comidas familiares.

Tercera aventura: ESCOGER ALIMENTOS

Preparando el terreno: Tal vez te hayas dado cuenta de que tu bebé ha pasado de coger la comida con toda la mano a hacerlo entre su pulgar e índice. Seguramente estará encantado con esta nueva forma de meterse alimentos en la boca solito con los dedos en forma de pinza.
Haz de guía: No te preocupes si se ensucia y déjale que juegue con la comida y la descubra a través del tacto.
Seguramente habrá más comida por su cara, el suelo y la silla que en su boca. ¡Así es como aprenderá a comer solo!
Final feliz: Cuando domine la pinza empezará a utilizar la cuchara. ¡Y a veces hasta acertará a meterse la comida en la boca! Seguro que también disfrutará de esta nueva destreza para alimentarse.

Cuarta aventura: EMPEZAR A COMER SOLO

Preparando el terreno: Tu bebé te hará saber que está listo para comer sin tu ayuda. Mira si juega con la cuchara y se la lleva a la boca. También empezará a masticar la comida con la mandíbula. Si agarra un vaso solo o coge comida haciendo la pinza, estará listo.
Haz de guía: Piensa en utilizar dos cucharas para enseñarle a comer solo: una para cada uno y así te podrá imitar. Elige cucharas blandas y grandes para que las agarre bien y nunca utilices plástico desechable que pueda romperse. Recuerda que los tentempiés también son importantes para practicar nuevas habilidades. Lo mejor es que le ofrezcas tres comidas principales y dos tentempiés ligeros cada día, ya que su estómago es pequeño y necesitará llenarlo con frecuencia.
Final feliz: Puede que ahora te parezca que falta mucho, pero tu bebé está dando grandes pasos para comer de forma autónoma.

Quinta aventura: DECIRTE CUÁNDO ESTÁ LLENO

Preparando el terreno: Tu bebé nace con el instinto de reconocer cuándo tiene hambre y cuándo ha comido suficiente. Él decidirá si quiere comer y cuánto.
Haz de guía: Tu tarea como madre consiste en ofrecer variedad en la alimentación de los bebés de 8, 9 y 10 meses a lo largo del día, como comidas principales y tentempiés. Él decide si comerá y qué cantidad. No fuerces nunca a tu bebé a comer un determinado alimento o a terminar lo que le has puesto en el plato o el cuenco. Presta atención a sus señales de hambre y saciedad.
Final feliz: Los estudios han demostrado que los bebés con padres que responden a las señales de hambre y saciedad adecuadamente suelen mantener un peso saludable cuando crecen.

Sexta aventura: EJERCITAR LOS MÚSCULOS DE LA BOCA

Preparando el terreno: Tu bebé ejercita su lengua mientras come. Se mueve de lado a lado para empujar la comida hacia las encías y aplastarla.
Haz de guía: Si compras alimentos infantiles en el supermercado, busca variedades pensadas para esta etapa de su alimentación complementaria. Contienen trocitos y tienen una textura gruesa para que pueda notarlos en la boca pero sin necesidad de masticar demasiado.
Final feliz: Mientras come, está ejercitando músculos de la boca, que son importantes para su futura alimentación.

Séptima aventura: BEBER DEL VASO

Preparando el terreno: Durante la alimentación los bebés están dispuestos a aprender nuevas habilidades, por lo que es el momento perfecto para ayudarlo a que beba del vaso.
Haz de guía: A los bebés les encanta imitar, así que enséñale cómo se hace. Coge un vaso con las dos manos y llévatelo a la boca para beber. Dale un vaso de plástico vacío para que pueda jugar a agarrarlo y soltarlo. En esta etapa de descubrimiento, lo cogerá y se le caerá muchas veces, así que no te desesperes. Anímalo a que te copie y felicítalo si lo intenta. Elige un vaso resistente que sea del mismo tamaño y ancho que sus manitas para que lo coja bien. Un vaso abierto, que no tenga válvula o boquilla, es mejor para que mueva los músculos de la boca y aprenda a beber. Si necesita comer algo o beber agua mientras estéis jugando en casa, haz un descanso y siéntate con él en la mesa familiar de la cocina o el comedor. Luego podréis volver a jugar cuando haya terminado.
Final feliz: Al principio, querrá pegar los labios al canto del vaso. Con un poco de práctica, aprenderá a hacerlo mejor.

¿Ha sido útil este artículo?
  • Insuficiente
  • Suficiente
  • Normal
  • Bien
  • Muy bien
Ver referencias
Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con un solo clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

Búsqueda


¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro buscador avanzado.
¡Siempre tendremos algo para ti!