Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compárte
X
tengo-gemelos

¡Tengo gemelos!

 

Con los nacimientos de gemelos o mellizos, todo va por pares. En cuanto a una le anuncian un embarazo gemelar, surgen emociones contrapuestas: ¡qué buena noticia, qué satisfacción, qué abundancia, qué catástrofe, qué de trabajo, qué de preocupaciones! Desde siempre y en todas partes, los gemelos suscitan en parte temor y en parte admiración…

Martes, Mayo 10th, 2016

Unos hijos extraordinarios

Si sois padres de gemelos, no penséis que sois los únicos en esta situación, al contrario. Por lo tanto si tantos padres consiguen superarlo, ¿acaso vosotros vais a ser menos? 

Superada la sorpresa inicial del anuncio de un embarazo de mellizos, probablemente te haya faltado tiempo para preguntarte si vas a tener gemelos o mellizos: ¿univitelinos o bivitelinos? Ten en cuenta que en algunas culturas, esta diferencia no tiene ninguna importancia: se considera que todos los nacidos en un mismo parto son gemelos auténticos. Porque lo esencial es que los gemelos, sean gemelos o mellizos, son individuos aparte y muy distintos de los niños corrientes. Se trata de una constante universal, que se manifiesta culturalmente mediante ritos y representaciones diversas. Veámos algunos ejemplos...

En toda el África subsahariana se considera a los gemelos como seres sobrenaturales. En Gabón, los Nzebi y también los Punu, consideran que los gemelos son de una naturaleza distinta a la del resto de niños: no son como éstos últimos, antepasados que han regresado a la tierra, sino genios que vienen a vivir entre los humanos. Así pues, no se les pondrá, como a los demás, el nombre de un antepasado, sino el nombre que ellos mismos, justo antes de nacer, envían en sueños a un miembro de la familia, preferentemente a la abuela. Estos nombres a menudo designan elementos complementarios de la naturaleza: Mikongo (Montañas) y Mambenga (Barranco), Nyanga (Luna) y Tsungi (Sol)…

Son niños sagrados, relacionados con las potencias que reinan en la Tierra y las Aguas. Su nacimiento requiere de por sí unos ritos concretos: no se les puede tocar ni cortar el cordón umbilical hasta la llegada del brujo. La placenta, dotada de virtudes especiales, se conservará en una preparación mágica. A la madre de gemelos se la considera una mujer especialmente fuerte, que tiene un status de iniciada y goza de un gran respeto.

A los gemelos, por su parte, ¡se les reserva un trato de favor! Pues, en realidad, se temen las represalias que pudieran derivarse de contrariarles lo más mínimo, por eso tampoco se les puede negar nada de lo que pidan. De hecho las miembros más próximos de la familia, incluida la madre, llevan colgada en el pecho una cuerda hecha a partir de una liana de la selva, que tiene por finalidad protegerlos del poder de los gemelos, que pueden enviarles fiebres, enfermedades...
Pero no hay que olvidarse del tercer hijo, el que quizás venga después de los gemelos: en esta parte de África, también estará considerado como un ser excepcional, más poderoso aún que los anteriores. Él será quien restablezca el ligero desequilibrio provocado en la familia por el nacimiento de los gemelos.

 

Una pareja misteriosa: ¿hermanos enemigos o vínculo para siempre?

Si bien es cierto que no en todas partes se cree que tengan "poderes" especiales, los gemelos siempre han ejercido fascinación. Las relaciones que mantienen entre ellos despiertan muchos interrogantes, incluso cierta aprensión en los padres.

¿Serán amigos?¿Rivales?¿Tendrán un vínculo exclusivo hasta el punto de que se aíslen del mundo? Parece que los padres se sienten algo intimidados por esta relación especial que se les presupone.
Algunos psicólogos señalan una relación de dominante a dominado, idea que aparece muchas veces en la mitología y la literatura. Desde Rómulo y Remo pasando por la Biblia, en la que Jacob le roba a Esaú su derecho a ser el mayor, esta ambivalencia de la relación entre gemelos es una constante. Se habla de rivalidad, relaciones de fuerza, dominación de un gemelo sobre el otro…

Los Nzebi consideran que la rivalidad entre los gemelos, al igual que su amistad, se inicia en el vientre de la madre. En el útero materno "discuten" para establecer cuál de ellos saldrá primero. Cuando ya han salido, los padres y todo su entorno insistirán en reservarles una igualdad de trato absoluta: no debe haber ninguna diferencia entre los objetos que se les dan (biberones, canastas para dormir, etc.), ni entre los regalos que reciben, ni en el comportamiento hacia ellos. Si se toma a uno de ellos en las rodillas, hay que tomar al otro en su lugar al cabo de unos minutos, durante el mismo tiempo. Cuando se saluda a la madre, se la saluda dos veces, un saludo por cada niño, y la madre responde dos veces igualmente. Todas estas precauciones demuestran el miedo que existe a perturbar el equilibrio entre los gemelos, cosa que acarrearía consecuencias graves. Muchos relatos dan fe de las auténticas luchas de poder que pueden tramarse entre los dos niños, en las que el más fuerte impide el desarrollo normal del mas débil…

 

Del mito a la realidad

¿Es inevitable esta rivalidad?¿Acaso no es una proyección (al igual que el vínculo que les une) de los padres, o de los demás respecto a la pareja de gemelos? Una pareja que encarna en grado sumo, en el imaginario, lo mejor y lo peor de la relación fraterna; desde la eliminación del uno por el otro hasta el aislamiento de ambos en una burbuja secreta… Como los gemelos que desarrollan un lenguaje propio, incomprensible para los demás –quizás has oído hablar del caso de unas gemelas rusas, que con 10 años todavía no hablaban, excepto entre ellas en un lenguaje incomprensible pero muy elaborado, con una gramática propia; y que cuando fueron separadas aprendieron ruso en unos meses.

"Uno se hace gemelo bajo la mirada ajena" observa René Zazzo, uno de los primeros psicólogos en estudiar a los gemelos. Según él, no existe una norma preestablecida y cada pareja de gemelos es única. Recomienda fomentar las relaciones individualizadas con cada uno de los niños, reconocer la personalidad de cada uno, sus preferencias, para favorecer su futura autonomía, sin por ello atenuar el vínculo que existe entre ellos.

Una de las dificultades a las que se enfrentan los padres de gemelos, cuando son bebés, es precisamente lidiar con la relación individual y la socialización… Para no vernos absorbidos por completo, hay que establecer una organización más rigurosa, que no favorezca siempre las relaciones únicamente del uno con el otro. Es normal sentirse desbordado y tener momentos de desánimo. Para que el desafío que representa la primera infancia de los gemelos no se convierta en una pesadilla, no cabe duda de que hay que renunciar a cualquier aspiración de perfeccionismo, ¡aún más que cuando se está criando a un único bebé!
Y por mucho que la mayoría de las mujeres no sueñe con estar en tu lugar, piensa que todas te admiran: "¿pero cómo se las arregla?", se preguntan cada vez que te ven pasar con tu cochecito doble, ¡qué valiente! Incluso en Occidente, la madre de gemelos es considerada como una mujer especialmente fuerte, y suscita el respeto de todos.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con un solo clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Babero Nestlé bebéRecibe este regalo de bienvenida
  • cupón descuento Nestlé bebéDisfruta de beneficios y cupones
  • Muestras gratis de papillas para bebéMuestras gratuitas y promociones
  • Programa Educativo de nutrición

Registrarme

También puede interesarte