Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X

10 signos de que necesitas una terapia de pareja

(0 valoraciones)

“Ya no es como antes”. “Casi no nos vemos”. “No hablamos”. Estas frases seguro que nos suenan a todos: quizá las hemos pronunciado alguna vez o se las hayamos escuchado decir a alguien cuando no sabemos cómo solucionar problemas de pareja.

Miércoles, Enero 3rd, 2018

Y, habitualmente, terminan con un: “no sé qué hacer”. Lo que quizá no sabe esa persona es que ya ha hecho parte del camino para avanzar, para buscar la solución, para quemar quizá un último (o no tan último) cartucho y reencauzar la relación: ha detectado algunos de los 10 signos clave que evidencian que necesita terapia de pareja.

 

Las cifras

En 2014 el número de rupturas registradas -separaciones, divorcios y nulidades- ascendió a un total de 105.893 en España. Un 5,4% más que el año anterior. Aunque se mantiene más baja que las cifras anteriores a la crisis –momento en el que muchas parejas paralizaron o sopesaron los trámites por su un elevado coste y logística familiar, que no podían afrontar en ese momento- parece que la curva puede ir en aumento. ¿Qué está pasando? ¿Por qué las parejas duran menos? La media de una pareja antes del divorcio es de 15,8 años.

 

Los 10 signos

En muchísimas ocasiones la terapia puede ayudar a resolver conflictos de pareja y problemas que se han ido anquilosando, y que con técnicas y ejercicios pueden trabajarse. Pero, ¿cómo saber si necesitas terapia de pareja? Aquí tienes los diez signos inequívocos de que tu relación no va bien y sería buen momento para buscar ayuda profesional.

 

1. La falta de comunicación: hace siglos que no hablamos

Sí, este es uno de los grandes síntomas de la enfermedad de la pareja. A veces por rutina, por cansancio, porque “llegar a casa” es el momento de paz mental, dejamos de dialogar o compartir nuestras vivencias diarias con la pareja. Eso hace que no se creen nuevos lazos en la relación, que se pierda la conexión y que crezca la distancia. Si cuando estás con tu pareja impera el silencio: alerta, hay algo que no funciona. Además, en la sociedad actual tenemos un hándicap añadido: la tecnología, como los móviles o las tablets, pues su abuso puede tener un efecto aislamiento, conocido como phubbing: menospreciar a quien tenemos al lado al prestar más atención al teléfono.

 

2. Caer en la rutina: vivo en el día de la marmota

Una relación no puede ser siempre como los primeros meses. Todo tiene sus etapas. Es normal que con el tiempo se pierda la necesidad imperiosa de sorprender, de salir y hacer cosas extraordinarias dentro del estado de efusividad y enamoramiento. Pero, cuando la relación se asienta, es muy fácil caer en la rutina, sin propiciar momentos especiales ni salir de la cotidianeidad. Nos relajamos en exceso. Si tu vida parece el día de la marmota y ya no sabes cómo escapar de este bucle, la terapia de pareja te puede ser de gran ayuda.

 

3. Distancia física y emocional: los “compañeros de piso”

Puede que la relación sea cordial y amable, pero que se hayan perdido todos los vínculos afectivos propios de la pareja o las relaciones sexuales. Si tampoco compartís nada aparte de un mismo techo y vivís prácticamente vidas separadas, algo grave está ocurriendo. La “calidez emocional” como los abrazos, caricias y cuidar al otro es básico en una relación de pareja.

 

4. ¿Sexo? ¡Ni me acuerdo!

Aunque algunas personas exclaman esto entre amigos como una gracia, es algo muy peligroso si se quiere mantener una relación de pareja sana y fuerte. Cuando el sexo desaparece, una parte muy íntima de la relación se anula, pues durante las relaciones sexuales no solo se liberan hormonas que favorecen la autoestima o la felicidad –como la serotonina o la oxitocina- sino que se fortalece la conexión. Es más, varios estudios han señalado el vínculo estrechísimo entre la satisfacción sexual y la satisfacción general con la relación de pareja. Incluso se ha llegado a considerar la satisfacción sexual como el “barómetro de la calidad de una relación de pareja”. Si el sexo falla o es escaso, es muy probable que se convierta en un problema mucho más grave y termine por afectar en otros aspectos.

 

5. Utilizas el cariño o la ausencia de este para fastidiar

Retirar el afecto como castigo o como táctica para obligar al otro a ir detrás, a quererle, es algo más habitual de lo que creemos. Puede funcionar la primera vez, porque la otra persona lo percibe como algo nuevo, se crea una alerta y una reacción. Pero cuando es algo que sucede a menudo, puede hacer tambalear los cimientos y alejar más a la pareja. Utilizar el cariño como estrategia, es un error.

 

6. Cuando no hay confianza

Cuando establecemos un vínculo como es el de una pareja estable, de hecho o de un matrimonio, se presupone una base de confianza mutua. Sin ello, dar este paso, es como saltar sin red. Pero, ¿qué ocurre si las desconfianzas llegan al cabo de un tiempo? Ya sea a nivel económico, de fidelidad, de compromiso real… Cuando asoman las dudas y aparece de pronto la vena detectivesca que todo lo hurga, ¡Houston, tenemos un problema! Si hablando no se disipan las dudas ni llegáis a un entendimiento, es que la desconfianza ha dado un paso más allá del límite y las inferencias arbitrarias -suposiciones negativas, impulsivas y sin base real de cualquier situación como “llega tarde, luego tiene un amante”- serán el pan de cada día.

 

7. Discusiones de pareja, y casi siempre por lo mismo

Ignorar los conflictos es un error que señalan todos los psicólogos especializados en relaciones de pareja. Discutir de una manera positiva y constructiva es muy sano y hace que la pareja crezca. Pero cuando las discusiones se convierten en algo habitual, son siempre en términos negativos y con reproches, es imposible que se supere el conflicto y aparece el resentimiento. Si has llegado a este punto en que sientes que estáis en un bucle sin salida ni solución, es necesario que pidáis ayuda.

 

8. Conflicto de poder

En el libro “Intervención psicológica en terapia de pareja” (Francisco Javier Labrador, Coord.) se afirma que “tiene que haber una negociación de la distribución del poder en los distintos ámbitos o aspectos. No es necesario que sea equitativo, siempre que sea consensuado, de acuerdo mutuo”. Es decir, por el contrario de lo que se piensa, no es condición expresa para que la pareja funcione que el poder sea equitativo. Lo importante es mantenerse en los límites que se han consensuado en la negociación de cada uno de los distintos poderes. Cuando no se negocian previamente o cuando una de las partes rompe ese acuerdo, es cuando surgen los problemas.

 

9. Queréis o esperáis cosas diferentes de la relación y del futuro

Formalizar la pareja, tener hijos, vivir de una determinada manera… Son muchos los puntos de una relación en los que hay que estar de acuerdo o, como mínimo, dispuestos a ceder un poco. Si cuando miráis hacia el futuro no veis una imagen parecida, habrá que trabajar esos puntos para llegar a un entendimiento. En otros casos, son las expectativas idealizadas o exageradas las que contribuyen al deterioro de la relación, ya que exigen realidades no alcanzables, lo que termina en frustración.

 

10. Si notas que sois adversarios

Cuando tu relación se convierte en un partido de tenis, en el que además de sumar puntos buscas que tu pareja los pierda… ¡la cosa va muy mal! Tener la razón a toda costa no sirve de nada y tampoco destacar constantemente aspectos negativos del otro, pues la relación seguirá abocada al fracaso. La clave que habrá que reforzar mediante ejercicios de terapia de pareja será el trabajo en equipo y destacar los aspectos positivos de la pareja: eso da seguridad al otro y hace que también lo haga, consiguiendo el efecto rebote positivo.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con un solo clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Recibe este regalo de bienvenida
  • cupón descuento Nestlé bebéDisfruta de beneficios y cupones
  • Muestras gratuitas y promociones
  • Programa Educativo de nutrición

Registrarme

También puede interesarte
Valoración del artículo

0 valoraciones

Todavía no se ha encontrado
¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro nuevo motor inteligente de preguntas. Siempre tendremos algo para ti.