Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compárte
X
la-vision-del-bebe

La visión del bebé

 

Mi bebé me mira con los ojos como platos. En ocasiones, fija la vista en un objeto con obstinación. Pero, ¿cómo me ve a mí y cómo percibe su entorno? Y, sobre todo, ¿qué se debe hacer para detectar un posible problema de visión en el bebé?

Lunes, Mayo 9th, 2016

Desde que nace, el bebé descubre el mundo que le rodea con sus ojitos. Sin embargo, la vista del recién nacido dista de ser perfecta. Pasarán algunos meses antes de que pueda ver como un adulto. De forma gradual, percibirá cada vez más cosas: colores, detalles, etc., lo cual cambiará muchas cosas de su comprensión del mundo.

 

Un sentido que evoluciona con los meses

Nada más salir del vientre de mamá, el recién nacido ve a sus padres. Aunque su visión es borrosa a más de 30-50 cm y todo lo que ve son más bien tonos grises, puede fijar la mirada e incluso reconoceros. Esas primeras miradas son inolvidables, repletas de emociones y ganas de descubrirse mutuamente.

Después, la vista del bebé se hace más precisa: hacia el primer mes, puede seguir un juguete con la vista. Le encanta examinar el rostro de mamá y papá y empieza a percibir los volúmenes. A partir de las 6 semanas, percibe el color rojo y, luego, el verde. Con 4 meses, adquiere la visión binocular, lo que le permite evaluar las distancias: puede, por lo tanto, empezar a coger objetos cercanos.

Al cabo de los meses, su campo de visión es cada vez más amplio y preciso y su visión de los colores se perfecciona. Con un año aproximadamente sabe coordinar el movimiento de los ojos con el del cuerpo, lo cual es imprescindible para salir a explorar el mundo a gatas y, más tarde, a pie.

A partir de los 18 meses, percibe perfectamente los detalles y su visión le permite controlar el mundo que le rodea: reconoce a las personas cercanas, ve de lejos los objetos, sube escaleras evaluando la altura de los escalones, reconoce los lugares que le entusiasman (o los que no...). Pronto podrá colorear y dibujar lo que ve con muchos detalles.

 

La vista del bebé, un bien que se debe cuidar

Los pequeñines pueden sufrir problemas de visión. Estad atentos a cualquier señal que indique que no ve bien: lagrimeo, ojos rojos, torpeza en los gestos, dolores de cabeza por la noche en niños más grandes, etc. En tal caso, debes consultar al médico de inmediato puesto que cualquier tratamiento será más eficaz cuanto antes se trate el problema. Y así afectará menos a su desarrollo futuro, especialmente durante el aprendizaje de la lectura. En muchos casos, con unas gafas y la reeducación de los ojos se puede corregir el problema.

 

El estrabismo afecta a un 5 % de los niños. Aparece cuando los ejes visuales de los ojos no se orientan hacia el mismo objeto en el que se fija la vista. Este problema puede estar presente desde el nacimiento o aparecer progresivamente hasta los 2 ó 3 años. Hasta los tres meses, los ejes visuales pueden variar, pero a partir de ese momento debes estar atenta: todos los movimientos convergentes o divergentes del ojo, incluso pequeños y ocasionales deben ponerte en alerta. Una prueba sencilla a partir del estudio de los reflejos de la cornea permite al oftalmólogo confirmar o no tu impresión.

 

Para saber si uno de sus ojos es más "débil" basta con una prueba sencilla: tápale un ojo y después el otro durante unos segundos. Si echa a llorar de forma sistemática cuando le tapas el ojo derecho, quiere decir sin duda que su ojo izquierdo no funciona bien. Ahora bien, no debes sacar conclusiones precipitadas; el medico es el único que puede dar un diagnóstico.

 

No te descuides tampoco en verano. Los ojos de los chiquitines son mucho más permeables a la luz y a los rayos del sol que los de los adultos. Los días que haga buen tiempo, coloca en el carrito una sombrilla y ponle un gorrito y gafas de sol con un índice de protección alto (4/4).

¿El bebé se reconoce en el espejo? Entre los 2 y los 6 meses, observa los juegos de luz en el espejo, pero no se ve. Hacia el sexto mes, sabe que alguien le mira, pero ¿quién? Entre los 18 y los 24 meses es cuando toma conciencia de que el rostro y el cuerpo que está viendo son los suyos, lo que da lugar a graciosas muecas.

 

EdadFormasColores
Recién nacidoLa visión del bebé es borrosa y no puede coordinar ambos ojos

Tiene una buena percepción de objetos en primer plano (una distancia de 30 a 50 cm.)
Blanco y negro
Las primeras semanasEn las primeras 4 semanas, puede seguir objetos que se mueven frente a él

De 6 a 7 semanas, puede comenzar a distinguir el volumen.
Alrededor de la sexta semana, puede identificar el rojo y, más adelante, el verde
3-4 mesesPuede cambiar su visión fácilmente entre objetos cercanos y objetos distantes

Puede distinguir detalles de objetos
A continuación, ya puede identificar el color azul y el amarillo
6 mesesSus ojos son aproximadamente dos tercios del tamaño total de unos ojos desarrollados

Puede utilizar ambos ojos para una visión binocular
Misma percepción que un adulto
1 añoPuede coordinar perfectamente el movimiento de los ojos con el movimiento de su cuerpoMisma percepción que un adulto

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con un solo clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Babero Nestlé bebéRecibe este regalo de bienvenida
  • cupón descuento Nestlé bebéDisfruta de beneficios y cupones
  • Muestras gratis de papillas para bebéMuestras gratuitas y promociones
  • Programa Educativo de nutrición

Registrarme

También puede interesarte