Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

De noche, de día, nutrición en cualquier momento.

Consejos para dormir mejor

  1. Añadidos al biberón de la noche, los cereales, ayudan a facilitar un sueño sereno, en especial en bebés muy golosos que, movidos por el hambre, se despiertan muy temprano.
  2. Establece ciertos rituales antes de acostarlo para que entienda que es la hora de ir a dormir. Por la noche, por ejemplo le cambias el pañal, le pones el pijama, le cantas una nana y le das un tierno y cariñoso mimo. Procura que el ritual que precede a la siesta no sea el mismo, para que tenga clara la diferencia.
  3. Ayúdale a adaptarse a horarios fijos. Tras la fórmula "a su propio ritmo" de las primeras semanas, empieza a darle las tomas a horas fijas.
  4. Procura también que no haga ni demasiado calor ni demasiado frío en su habitación. La temperatura correcta: de 18 a 20 grados.
  5. ¿El bebé no puede dormir sin su peluche, su chupete o su pulgar? No se los quites: le consuelan y le ayudan a conciliar el sueño. Él mismo decidirá el momento en que ya no los necesite, pero por ahora ¡son unos estupendos aliados para asegurar el sueño!
  6. ¿Llora al dormirse? Déjalo tranquilo algunos minutos: a veces los bebés necesitan algunas lágrimas para conciliar el sueño; es algo normal. Pero si los sollozos se alargan, vete a verlo: seguramente necesitará que lo tranquilicen.
  7. En la cama, evita todo tipo de accesorios inútiles: un pijama, manta o un saquito de dormir bastará para que no coja frío. Lo mismo para los peluches: ¡uno sí, pero no un montón!
  8. Elige una cuna de barrotes que cumpla las normas de seguridad y un colchón firme, con las dimensiones correctas para que no pueda quedarse atrapado entre la cuna y el colchón, o entre los barrotes.
  9. El uso de almohadas está desaconsejado para bebés.
  10. Es recomendable que en la habitación donde duerma el bebé no entre la luz de la calle, de los rayos del sol, pues esta es una de las causas más frecuentes por las que los peques despiertan con mucha facilidad.
  11. A la inversa, existen casos en los que a los peques les da miedo la oscuridad. En esta situación, se recomienda comprar una pequeña lamparita con luz muy tenue y ponerla debajo, de tal forma que no le dé la luz directamente en la cara mientras concilia el sueño.

*NOTA IMPORTANTE: La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y debería continuarse durante el mayor tiempo posible. Dado que los bebés crecen a ritmos diferentes, los profesionales de la salud deben aconsejar a los padres el momento apropiado para la introducción de los nuevos alimentos.