Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Ocultar fecha en articulos

Borrar primer <li> de los stages

Compártelo
X
Ya sé descodificar el "lenguaje" de mi bebé
Categoría: 
El ser mamá y papá

Ya sé descodificar el "lenguaje" de mi bebé

 

Martes, Octubre 16th, 2018

Como mi niño todavía no habla, me resulta difícil adivinar por sus sonrisas y lloros si está saciado o sigue con hambre. ¿Un poco de ayuda para descifrar su comportamiento?

¿Ha comido suficiente?

Durante los primeros meses de vida, la alimentación es un tema que preocupa, y mucho. Si el bebé no come es necesario averiguar las razones de por qué tu bebé no come. E incluso si crees que tu hijo no tiene problemas con la alimentación, todos los padres se hacen la misma pregunta: ¿ha comido suficiente mi hijo? No es fácil obtener una respuesta cuando vuestro tesoro no sabe más que babear, sonreír y llorar. Sin embargo, existen signos externos característicos (la manera de chupar, sus deposiciones, su curva de peso, la frecuencia de las tomas...) que indican si el bebé tiene hambre o queda bien saciado. Echemos un vistazo a los principales signos según la edad para saber por qué el bebé no come.

0-4 meses

¿Qué indicios hay que buscar?

Primera pregunta: ¿El bebé toma el pecho con frecuencia?
El bebé debe realizar de 8 a 12 tomas al día durante el primer mes y posteriormente de 6 a 8 tomas al día (o de 5 a 7 biberones de 90 ml).
Durante la toma, sus degluciones deben ser frecuentes, profundas y regulares. Observa la tetina del biberón, que se infla y se desinfla cuando el bebé deglute.
Durante los primeros meses, un bebé alimentado al pecho hace pipi unas 5/6 veces al día y hace caca por cada toma; sus heces presentan un aspecto granuloso, suave y amarillo claro. A partir del tercer mes, hace caca entre una y dos veces al día y pipi unas 4 veces. Los bebés alimentados con biberón hacen caca unas 2 veces al día, y sus heces presentan un aspecto denso y moldeado, de color amarillo pálido o marrón claro.

Si el bebé llora poco, duerme regularmente de forma tranquila y se puede mantener despierto antes o después de haber comido, es que está bien alimentado. Sus curvas de peso y altura siguen una progresión regular.

4-6 meses

El bebé crece al ritmo que lo hacen sus necesidades energéticas. De esta manera, aumenta su ración diaria. Como el apetito varía de un niño a otro, éstas son algunas referencias para saber si el bebé necesita comer más:

  • Tu bebé toma el pecho 5-6 veces al día o se bebe 4-5 biberones de 180-210 ml de leche infantil de segunda edad. Hace caca por lo menos una vez al día y pipi varias veces.
  • Llora cuando tiene hambre, cuando tiene sed y al final del día ("angustias nocturnas"), pero logra calmarse. No se despierta sistemáticamente en mitad de la noche.
  • Sus curvas de peso y altura siguen una progresión regular. A esta edad, puedes introducir los cereales.

¿Y su desarrollo psicomotriz?
Si come bien, ¡se desarrolla bien! A esta edad, debe ser capaz de coger objetos voluntariamente e intentar llevárselos a la boca. Adora emitir sonidos.

6-8 meses

Se inicia la diversificación alimentaria, pero sus necesidades de leche siguen siendo importantes debido a su desarrollo físico. Los indicios que muestran que come correctamente son los siguientes:

  • Toma unos biberones de 210 ml de leche infantil de segunda edad (o su equivalente, 4-6 tomas de pecho) y come 2 pequeñas comidas y una merienda al día.
  • No tiene problemas de tránsito intestinal y hace caca por lo menos una vez al día y pipi varias veces.
  • Se acaba los biberones hasta la última gota: puede que todavía tenga un poco de hambre. Añade 30 ml al próximo biberón y comprueba si se lo come todo. Si se lo acaba, añade sistemáticamente dicho suplemento de leche.

¿Todavía te quedan dudas? Pide consejo al médico que sigue a tu bebé.
¿Al niño le cuesta usar la cuchara? No te preocupes: prosigue la diversificación alimentaria paso a paso y completa las comidas en las que picotea con un biberón de leche. Sus curvas de peso y altura siguen una progresión regular.

¿Y su desarrollo psicomotriz?
A esta edad, le encanta intentar sentarse, coge las manos que se le tienden y reconoce las expresiones faciales. Las caras desconocidas pueden asustarle.

8-12 meses

En un año, el bebé habrá doblado su altura y triplicado su peso. Tanto si es glotón como de apetito escaso, las principales referencias que hay que buscar son las siguientes:

  • El bebé toma 2 biberones de 240 ml y 2 comidas completas (mediodía y noche) + una merienda al día.
  • No tiene problemas de tránsito intestinal y hace caca por lo menos una vez al día y pipi varias veces.
  • Sus curvas de peso y altura siguen una progresión regular.

Si tu hijo se despierta de forma regular por las noches ¿has pensado si puede tener problemas de digestión por comer o tomarse el biberón demasiado rápido o porque recibe mucha cantidad? Obsérvale durante las próximas comidas y explícaselo al médico.

 

¿Reclama más entre comida y comida? Aumenta las cantidades de verduras o frutas y féculas de cada comida y añade 30 ml de leche a sus dos biberones. Empieza a darle comida pasada por el pasapuré (frutas y verduras), cosa que le aportará nuevas texturas y sabores y contribuirá a saciarle más.

¿Y su desarrollo psicomotriz?
Su juego preferido a esta edad es tirar objetos y verte recogerlos. Asimismo, descubre las virtudes de estar sentadoo estirado y empieza a trepar y a andar a cuatro patas.Señala con el dedo todo aquello que le interesa.

A partir de los 12 meses

¡El periodo de lactancia ha llegado a su fin!El bebé ya es "mayor"... aunque todavía no come ni de cerca las mismas cantidades que un adulto. De media, su alimentación a partir del año se compone de lo siguiente:

  • Por la mañana , toma un biberón de 240 ml de leche infantil de segunda edad.
  • Las comidas y cenas se componen (idealmente) de un entrante, un plato completo, queso o cualquier otro producto lácteo y una pieza de fruta.
  • Merienda sobre las 16 h y puede almorzar a media mañana si ello no perturba su apetito a mediodía. Aprovecha su deseo creciente de autonomía para introducir progresivamente trozos de comida en su alimentación.
  • Hace caca por lo menos una vez al día y pipi varias veces.

¿Y su desarrollo psicomotriz?
Cada vez tiene un mayor equilibrio. Y cada vez tiene más destreza con las manos. Juega con marionetas, sujeta el biberón y empieza a apilar cubos. Se mantiene sobre las piernas sujetándose a un mueble y/o se desplaza rápidamente a cuatro patas. Dice sus primeras palabras, a menudo mamá y/o papá, a quienes se les cae la baba.
Sus curvas de peso y altura siguen una progresión regular.

Cuando el peque no quiere comer...

Uno de los primeros “conflictos” que surgen entre padres e hijos suele producirse durante las comidas. Bocas cerradas, juegos o golpes con los cubiertos y rechazo a la comida pasan a ser el día a día de muchas familias.

Ante estas situaciones, es muy importante no perder la calma y entender que si el bebé tiene hambre, comerá y que, en todo caso, es muy importante entender los motivos que hay detrás de su conducta. Analizamos posibles causas:

  • Exceso en el plato: es muy importante tener presente que las raciones de los bebés no pueden ser iguales a las de los adultos y que, en muchas ocasiones, los peques dejan de comer cuando se sienten llenos. Es por ello que desde Nestlé recomendamos seguir las indicaciones que aparecen en los envases y mantener las proporciones cuando seáis [email protected] los que cocinéis y comencéis a introducir alimentos sólidos.
  • Un espacio inadecuado para comer: es muy importante mantener ciertas rutinas a la hora de comer y establecer un espacio tranquilo en el que no haya grandes distracciones a la vista (como por ejemplo la televisión).
  • No presionar: En ocasiones difíciles como la hora de la comida, es normal perder los nervios ante una mala actitud por parte del pequeño. Sin embargo, es muy importante tranquilizarse y analizar si, tal vez, sólo está explorando sus sentidos (el olor, el tacto de los alimentos…) y prohibírselo puede llegar a generar una reacción aún peor.

¿Tu hijo no parece estar nunca saciado? A priori, es lo más lógico. Está experimentando una fase de crecimiento intensa y cada vez se mueve más, hasta el punto de llegar a caminar. Por lo tanto, debe compensar tanto gasto energético. Busca un equilibrio entre frutas/verduras/féculas y productos lácteos.

Un bebé que come hasta saciarse:
• Bebe cada día más o menos la misma cantidad de leche, adaptada a su edad y su apetito.
• Se adapta sin grandes dificultades a la diversificación alimentaria.
• Hace caca cada día y pipi varias veces al día.
• Duerme apaciblemente toda o casi toda la noche y durante la siesta.
• Muestra un desarrollo psicomotriz adecuado a su edad.
 

 

Valoración del artículo

0 valoraciones


¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro buscador avanzado.
¡Siempre tendremos algo para ti!