Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Ocultar fecha en articulos

Compártelo
X
Categoría: 
Actividades padres e hijos

Juguetes tóxicos y peligrosos: cuáles son y cómo evitarlos

(0 valoraciones)

Jueves, Septiembre 27th, 2018

Para cualquier padre la seguridad de su hijo es lo más importante.

Por eso es fundamental conocer qué juguetes son tóxicos o peligrosos y evitar que el pequeño juegue con ellos, ya que dedica gran parte de su tiempo jugar con todos ellos. La avalancha de juguetes “made in China” y la incorporación de nuevas sustancias en su fabricación de forma generalizada hizo saltar muchas alarmas y aumentaron los controles, pero aún hay a nuestro alcance juguetes y objetos que pueden ser peligrosos y afectar a la salud de los niños. ¿Cómo saber si un juguete cumple la normativa? ¿Cómo asegurarse de que no contiene sustancias tóxicas? Aquí te damos toda la información y las respuestas.

¿Todos los juguetes pasan por controles de seguridad? 

Antes que nada, hay que distinguir qué se considera juguete para saber el tipo de objetos con el que tu hijo puede jugar de forma segura. Como se indica en la web Niño Seguro, de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), “la normativa reconoce como juguete el producto diseñado o previsto, exclusivamente o no, para ser utilizado con fines de juego por niños menores de 14 años”. Esta afirmación hace que puedan considerarse juguetes otros objetos que no son reconocidos por ley como tales y “por lo tanto, no han sido sometidos a las diferentes pruebas de seguridad que requiere el juguete”. De este modo por ejemplo las muñecas decorativas o el material deportivo se  considera juguete, a pesar de que no ha pasado las pruebas de seguridad de los juguetes.

Entonces, ¿cómo asegurarse de que un juguete es seguro para el niño? 

- En primer lugar, siempre comprobar que lleva el símbolo de CE, que indica que el juguete cumple la normativa europea.
- Comprar los juguetes en jugueterías de confianza.
- Comprobar que incluyan información sobre el fabricante y el distribuidor, advertencias de seguridad e instrucciones.
- Asegurarse de que son adecuados para la edad del niño al que irá destinado.
- Asegurarse de que sus propiedades físicas son correctas: materiales no cortantes, piezas no inferiores a 4,4 cm en niños menores de 36 meses, etc.
- Toma nota: los juguetes eléctricos no pueden superar los 24V.
 

Las sustancias tóxicas en los juguetes

Los ftalatos, el bisfenol A y el plomo son las sustancias tóxicas de las que más se habla en relación a los juguetes, sobre todo cuando se trata de productos chinos. Las autoridades ya han tomado medidas al respecto y siguen restringiendo su uso, pero nunca está de más conocer cuáles son estas sustancias tóxicas y sus consecuencias para comprender mejor esta alarma que se ha creado entorno a ellas. 
Los niños son los más vulnerables a las sustancias tóxicas que nos rodean, y más aún cuando se encuentran en los mismos juguetes, pues no solo los tocan y juegan con ellos, sino que además cuando son muy pequeños tienden a metérselos en la boca, ya que se trata de una de las formas que tienen de explorar y conocer el medio que les rodea. Para protegerlos de estas sustancias tóxicas es importante seguir los consejos anteriores y conocerlas mejor:

 

Los ftalatos:  

Son una se las sustancias tóxicas de las que más se habla y que más alarma han creado. Algunos estudios apuntan a que se trata de disruptores endocrinos, que pueden causar graves problemas en el aparato reproductivo y en la fertilidad, además de ser carcinógenos. Pero, ¿qué son los ftalatos? Se trata de compuestos químicos hechos con varias sustancias, y se utilizan mucho como plastificantes, como fijadores de aromas artificiales, en productos cosméticos y otras muchas finalidades. Existen muchísimos tipos de ftalatos: algunos como el DINP está restringido por ley en su uso en artículos de puericultura en productos que puedan ser llevados a la boca y para bebés de menos de 36 meses. Otros están totalmente restringidos en cualquier uso, no solo juguetes. Además, recientemente se ha realizado una listado de candidatos con otros ftalatos que pueden ser también muy tóxicos y peligrosos para la salud que ya se están sometiendo a un control. Estas restricciones se recogen en el reglamento REACH, adoptado por la Unión Europea con el fin de mejorar la salud humana y el medio ambiente respecto a los riesgos de algunos productos químicos. 

El Bisfenol A algunos productos químicos. 

Se trata de un aditivo que se añade a determinados plásticos para darles más flexibilidad y transparencia. Por ejemplo, podemos encontrar altísimas dosis de Bisfenol A en plásticos de policarbonato. Los estudios revelan que también podría tratarse de un grave disruptor endocrino, que podría provocar enfermedades hormonales o trastorno del metabolismo que, a su vez, podría derivar por ejemplo en problemas de obesidad. Recientemente la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) ha incluido el Bisfenol A en la lista de “sustancias altamente preocupantes”. Según afirma  Oliver Giner, responsable  de Seguridad y Medio Ambiente de la AEFJ, “actualmente el uso  de Bisfenol A en la fabricación de juguetes es muy residual. Se trata de un compuesto restringido y que ha sido sustituido por otros como el poliestireno cristal”, que no es tóxico.

El plomo 

Este metal es un agente neurotóxico que puede afectar gravemente al pequeño, provocando serios problemas de aprendizaje, de conducta y retraso mental. Es más, la OMS reveló en un estudio que un 13% de los casos de retraso mental en la infancia podrían deberse a contaminación por plomo. Según afirma Oliver Giner, “se trata de uno de los elementos restringidos en los juguetes”. Eso no significa que no pueda haber juguetes fabricados con plomo, pero sí que este plomo deberá estar bien sellado y diseñado de tal forma que el niño no pueda ingerir de ninguna forma polvo de plomo o piezas de este material. ¿Dónde se ha encontrado plomo de forma? Hay que tener especial cuidado con algunas pinturas y con joyas de fantasía y juguetes no regulados.

Actualmente existen compañías fabricantes o distribuidoras de juguetes que están liderando ellas mismas el proceso de eliminación de sustancias tóxicas y peligrosas para la salud en sus productos, tras conocer estos efectos nocivos que podría causar en los niños. De esta forma las sustancias químicas tóxicas y potencialmente muy perjudiciales para la salud están siendo sustituidas por otras sustancias no nocivas. Por ejemplo, tal y como se indica en la “Guía para comprar sin tóxicos” elaborada por Greenpeace, Playmobil dejó de usar PVC (ya que contienen ftalatos) hace 20 años y Lego lo ha eliminado en la mayoría de los usos.

Valoración del artículo

0 valoraciones


¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro buscador avanzado.
¡Siempre tendremos algo para ti!