Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Ocultar fecha en articulos

Compártelo
X
el-papa-en-la-depresion-postparto
Categoría: 
El ser mamá y papá

El papá en la depresión posparto

(0 valoraciones)

Martes, Octubre 9th, 2018

Nuestro pequeño tesoro ya ha llegado al mundo. Tras unos días en la clínica, llega el momento de volver a casa: “hogar, dulce hogar”. Sin embargo, la nueva situación no es tan idílica como podría parecer: mi mujer está hipersensible y llora a lágrima viva. ¡Parece que son los efectos de la depresión posparto! Que no cunda el pánico: ¡tengo la solución!

“Mi mujer está triste, lo ve todo negro”, “se ha echado a llorar cuando se ha dado cuenta de que he olvidado comprar aceite”, “me ha llamado en plena reunión, en el trabajo, para decirme que no le sale nada bien”...¡Y pensar que antes no entendía a los amigos que me contaban cosas parecidas! Pensaba “pobres, han tenido mala suerte”. La realidad, sin embargo, es que todas las mujeres viven, con más o menos intensidad, la famosa "depresión posparto".

 

¿Qué he hecho mal ahora?

La "depresión posparto", ahora sé lo que es porque lo he estudiado a fondo. La explicación es muy sencilla: todo es por culpa de las hormonas. Parece que los síntomas de la "depresión posparto" varían de una mujer a otra: melancolía, cambios de humor, insomnio o pérdida de apetito... En mi caso he tenido mala suerte: ¡mi mujer los tiene todos!

Al principio, la cosa me preocupó bastante. Pensaba que quizás era por mi culpa, que no estaba a la altura, pero ahora que me he informado trato de no culpabilizarme. No ocurre por mi culpa ni es culpa de mi mujer, sino que es algo bastante habitual. ¿Está muy deprimida y piensa que no está a la altura? Es normal y pasará pronto.

Incluso yo, como padre, tengo un poco de "depresión posparto". Sí, parece que a los hombres también les afecta, ya sea por mimetismo o por imitación. Ayer lloré viendo un documental de animales. ¿Puedes creértelo? ¡Un papá que llora al ver jugar a unos pequeños oseznos en el bosque! Pero eso no se lo contaré, quedará entre los oseznos y yo. A veces me dice que se siente gorda y fea. La verdad es que la entiendo: ¡Yo también engordé lo mío durante el embarazo y ahora tengo que perder 4 kilos como mínimo!

 

¿Qué debo hacer?

Mi papel es hacer relativizar las cosas a mi pareja, pero tomándome en serio su estado de ánimo alterado por las hormonas. Trato de no dramatizar y de infundirle confianza, creo que ese es el mejor tratamiento. Para conseguirlo, juego la carta del humor: aprovecho cualquier ocasión para crear una atmósfera distendida, para que pase un buen rato. Me he convertido en un maestro en el arte de hacer bromas, muecas y sorpresas. Ayer, por ejemplo, le regalé un bonito vestido diciéndole que era la mamá más guapa del mundo y, acto seguido, se echó a llorar. Fue una situación tan surrealista que no pudimos dejar de reírnos durante 20 minutos. Así están ahora las cosas en casa; te aseguro que no nos aburrimos nunca.

Además, procuro que tenga ratos para descansar. Mientras yo me ocupo del pequeño, ella se relaja durante una hora en la bañera o sale a dar una vuelta con sus amigas para pensar en otras cosas. Sí, ya lo sé, ¡soy el hombre perfecto! Además, de esta forma, mientras yo encuentro mi lugar como padre, ella encuentra el suyo y recupera la confianza en sí misma. Al fin de cuentas, creo que sólo necesita un poco de atención y confianza y todos podremos superar la despresión posparto. 

 

¿Y qué hay de la “depresión posparto” del padre?

¡La “depresión posparto” no sólo es cosa de las madres! Se calcula que afecta al 15% de los padres…

¿Los motivos? Pueden ser varios: miedo ante las nuevas responsabilidades, miedo a hacerlo mal, sentimiento de abandono por parte de la pareja, mujeres que exigen demasiado a sus compañeros…

¿Las soluciones? Darse tiempo para acostumbrarse a este nuevo papel, sugerirle a la pareja que nos dedique un poco de atención para demostrarnos que en el mundo no existe sólo el bebé... Y, sobre todo, no quedárselo todo dentro, hablar del tema. Y, si lo necesitáis, siempre queda la opción de acudir a un psicólogo.

Valoración del artículo

0 valoraciones


¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro buscador avanzado.
¡Siempre tendremos algo para ti!