Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Ocultar fecha en articulos

Compártelo
X
Categoría: 
Actividades padres e hijos

12 juegos para días de lluvia para jugar en familia

(0 valoraciones)

Martes, Septiembre 18th, 2018

Los juegos para días de lluvia son una carta de salvación para la mayoría de padres. Los niños son inquietos, necesitan moverse y realizar distintas actividades. Si el tiempo no permite hacer planes al aire libre entonces hay que agudizar el ingenio y buscar cómo entretener a las fieras.

La idílica escena de “sofá, peli y manta” que tanto disfrutamos los adultos en días lluviosos será, con suerte, una pequeña tregua compartida con los pequeños. Pero solo un ratito. ¿Qué hacer durante un día de lluvia para que los niños se entretengan? Para que vayas preparando el plan B aquí tienes hasta 20 juegos para jugar en casa y actividades con los que los niños se lo pasarán genial en casa los días de lluvia.

 

1. Una guirnalda con banderines

¡Qué mejor juego para un día de lluvia que decorar su propia habitación! Estas guirnaldas con banderines triangulares darán color al dormitorio de los niños y, además, ¡están de moda! Bastan unas cartulinas, lápices de colores o rotuladores, cordel, cola o celo y, si tienes, washi tape o cinta adhesiva con estampado. Recortad triángulos isósceles (de altura mayor a la base) y pintadlos y decoradlos de formas distintas, pegadlos a un cordel y colgad la guirnalda de lado a lado de la habitación.

 

2. El mapa del tesoro

Los pequeños se divertirán más que nunca con este juego perfecto para un día de lluvia o para fiestas infantiles. Antes que nada, tienes que coger una caja y guardar algo de bisutería, unas monedas y pequeños objetos brillantes como si fuera un tesoro. Escóndela en un rincón de la casa y dibuja un mapa del tesoro con algunas pistas. Deja que se disfracen y anímales a hablar como auténticos piratas con su jerga peculiar: “¡por las barbas de Neptuno!” o “¡Eres un filibustero!”. ¿Encontrarán el tesoro?

 

3. Mini superchefs

Ya que los pequeños tendrán que quedarse confinados en casa, ¿por qué no cocinar una deliciosa merienda? Preparad juntos un bizcocho, unas galletas o algún dulce sencillo y que les encante.

 

4. El juego perfecto para jugar en casa: el juego del orden

Si la gurú del orden mundial Marie Kondo tuvo un juego favorito cuando era pequeña, seguro que fue este. Se trata de conseguir que los niños ordenen y hagan limpieza de juguetes y objetos antiguos mientras se divierten. Coged tres cajas de cartón y decoradlas con pintura o con pegatinas. En una que escriba su nombre, en otra que dibuje una papelera sonriente y, en la última, un corazón. Anima a tu hijo a coger cada objeto y decidir si seguirá jugando con él colocándolo en la caja con su nombre o, si ya no juega con él y quiere dárselo a otros niños que no tienen juguetes demostrando su generosidad, colocándolo en la caja con corazón. Los que estén rotos colocadlos en la de la papelera sonriente.

 

5. Juego de la memoria hecho a mano

Este juego es perfecto para un día de lluvia en casa, ya que son dos en uno. Primero, manualidades: dibujad rectángulos del tamaño de naipes en hojas o cartulinas finas. Anímalos a pintarlos con figuras de animales, frutas o cualquier objeto. Todos distintos. Una vez terminen, escanéalos, imprímelos y recortadlos todos. De cada dibujo, tendrá que haber dos iguales. Ya tenéis vuestro propio juego de memoria. Ahora colocad los rectángulos boca abajo e id girándolos por turnos hasta encontrar todas las parejas.

 

6. ¡Ñam ñam! ¿Qué es?

Lo mejor de este divertido juego es que no se necesita ningún tipo de material. Solo tienes que taparles los ojos por turnos y darles a probar un poquito de cualquier alimento que tengas por casa (mermelada, miel, chocolate, un trocito de fruta, queso, jamón, cereales, pan…) y ellos tendrán que adivinar qué es solo con el sentido del gusto. Combina sabores si quieres hacerlo más difícil.

 

7. Una casita para el Ratoncito Pérez

Si tus hijos aún tienen dientes de leche, aprovechad un día de lluvia para hacerle una casita al Ratoncito Pérez. Así podrán dejar el diente en ella cuando se les caiga y el roedor dejar su regalito en el mismo sitio. Solo se necesita un cartón de leche, caldo o zumo limpio, pintura, pinceles y cualquier accesorio para manualidades (celo de colores, pegatinas, purpurina…). Primero, hay que recortar la puerta y la ventana, y luego ir pintando toda la casita y decorarla al gusto de cada niño, colocando el nombre de Ratoncito Pérez sobre la puerta. En las ventanas, podéis colocar un trocito de tela a modo de cortina. ¡Les encantará!

 

8. La cabaña de Robinson Crusoe

Primero háblales de este personaje literario para que sepan quién es y luego anímalos a montar su propia cabaña en la habitación con la ayuda de sábanas viejas, toallas y mantas sujetas con palos de escoba, sillas… Deja que se las ingenien para conseguir que se sostenga. Unos cojines y unos juegos colocados dentro bastarán para que se entretengan y disfruten de su pequeña cabaña.

 

9. Juego creativo para jugar en familia: tú dibujas, yo adivino

Sí, el juego del Pictionary en versión casera. Si tenéis una pizarra ¡genial! Así podréis jugar más cómodamente. Pero también se puede utilizar un bloc de notas. Se trata de escribir en papelitos el nombre de un objeto, animal o personaje y, por equipos, elegir un papel y dibujarlo para que el otro componente del equipo lo adivine en un tiempo máximo determinado. En lugar de papelitos, existen aplicaciones gratuitas que sugieren las palabras de forma aleatoria.

 

10. Laberinto láser

¿Jugamos a los espías o los superladrones? Bastará con un ovillo de lana, cordeles o cintas muy largas. Colocadlos de un extremo a otro del salón o de su cuarto, si es suficientemente grande, e id creando diferentes ángulos e inclinaciones como si se tratara de un laberinto de rayos láser de la película La Trampa. Ahora tendréis que pasar entre ellos sin rozarlos, ¡para que no os detecte la alarma! ¿Quién llegará al final sin ser detectado?

 

11. Pintar con frutas

¿Hacemos un cuadro? Pero esta vez sin pinceles y tampoco con las manos, sino con fruta. Parte distintas frutas por la mitad (naranja, manzana, pomelo…) comeos una de las mitades y, la otra, utilizadla a modo de stamping. Empapad la parte interna en un plato con pintura y colocadla sobre una cartulina, realizando un poco de presión y levantándola a los pocos segundos. ¡Mirad qué formas tan originales!

 

12. El show de la familia

Ya que disponemos de móviles de última generación, ¿por qué no utilizarlos para los juegos de días de lluvia? Graba divertidos vídeos como bailes, boomerangs o incluso rueda tu propio programa de televisión o anuncio. Habrá que crear un guión previo, elegir un nombre para el show, buscar vestuario, attrezzo para el plató y… ¡acción! Los niños se lo pasarán pipa mientras lo preparan todo y también cuando actúen ante la cámara. ¡Un recuerdo que quedará para siempre!

Valoración del artículo

0 valoraciones

Todavía no se ha encontrado
¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro nuevo buscador avanzado. Siempre tendremos algo para ti.