Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compárte
X

35 semanas de embarazo

 

En alrededor de un mes, podrás tener a tu pequeño ángel en tus brazos. Hasta entonces, todavía van a ocurrir muchas cosas emocionantes en tu interior. Lee más sobre esta semana.

Martes, Noviembre 22nd, 2016

Desarrollo del feto

¡Llevas 35 semanas de embarazo y los pulmones de tu bebé ya están listos, ¡y no solo para el primer llanto después de nacer!

La sustancia que recubre la superficie interna de los extremos de sus alvéolos bronquiales está presente en cantidades suficientes para asegurar su flexibilidad y prevenir su colapso. Los intercambios entre tú y tu placenta continúan. Eso es lo que mantiene el volumen de líquido amniótico, contenido en lo que se denomina el saco amniótico. Cuando tu bebé esté a punto de llegar al mundo, se romperá ("romperás aguas"). Es la señal para que acudas al hospital.

 

Cambios en el cuerpo

De un día para otro, respiras mejor y la digestión ha mejorado. ¿Qué está pasando? Muy sencillo: tu bebé está haciendo lo que tiene que hacer: ya ha colocado la cabeza hacia abajo en tu pelvis. Tal vez hayas notado un ligero dolor en el abdomen, son contracciones que presionan tu útero hacia abajo, para dar a tus pulmones y estómago un poco más de espacio. En las últimas semanas de tu embarazo, sin duda tendrás la sensación de que tu cuerpo comienza a prepararse para el nacimiento de tu hijo.

 

Qué comer y qué no

Hay una razón por la que los Omega-3 son llamados "ácidos grasos esenciales" y es muy obvia: son esenciales. Nuestro cuerpo no puede sintetizarlos. Participan en la estructura de las membranas celulares y, en particular, del cerebro. Actúan en la regulación del flujo de información entre las células, especialmente las neuronas, y son imprescindibles para una función inmune normal. Todos los Omega-3 que comes pasan al cuerpo de tu bebé a través de la circulación fetoplacentaria. Encontrarás estos ácidos grasos "mágicos" en los aceites de linaza y canola, las nueces y el aceite de nuez, el germen de trigo y los pescados grasos como el salmón, las sardinas, el fletán y la caballa. Acuérdate de ellos cuando aliñes tu ensalada y trata de comer algunas porciones de pescado graso a la semana (pero elige pescados pequeños, como sardinas, caballas y arenques, para evitar el riesgo de contaminación de mercurio).

 

Consejos para embarazadas

A medida que el embarazo prosigue, algunas mujeres se preguntan si serán capaces de dar el pecho. Debes saber que amamantar a un bebé es la cosa más natural del mundo. Tu hijo ya sabe exactamente qué hacer, porque ya ha practicado la succión en el útero. Y si alguna vez tienes dificultades para conseguir que mame, hay muchas ayudas que te pueden servir. La leche materna es lo mejor que puedes darle a tu hijo; es un verdadero milagro de la naturaleza. A partir de la segunda semana aproximadamente, los bebés comienzan a engordar alrededor de 30 g al día tomando solo leche materna. Además, tu leche se ajustará automáticamente a las necesidades del bebé. Al comienzo de la toma, la leche es fluida y acuosa con el fin de calmar la sed del bebé. Después se vuelve más espesa y más rica, para saciar su hambre. Si tu hijo desarrolla un apetito mayor, tu cuerpo se ajustará al cabo de dos días y producirá más leche. ¡Increíble! Sin embargo, si no puedes amamantar a tu bebé por razones médicas, no hay necesidad de preocuparse. La leche en polvo para bebés moderna es muy similar a la leche materna y puede suministrar a tu bebé los nutrientes adecuados.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con un solo clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Babero Nestlé bebéRecibe este regalo de bienvenida
  • cupón descuento Nestlé bebéDisfruta de beneficios y cupones
  • Muestras gratis de papillas para bebéMuestras gratuitas y promociones
  • Programa Educativo de nutrición

Registrarme

También puede interesarte