Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compárte
X
puericultura-marroqui

Puericultura Marroquí

(0 valoraciones)

“¡El día del parto, mi madre casi empujaba al padre para robarle el sitio! Por la noche mi bebé no dejaba de llorar y no me ayudaron ni mi médico ni las amigas. En cambio, siempre tuve a mi madre al lado.” Sin embargo, junto a estas palabras tan habituales, también oímos a menudo cosas como: “Mi hija consiente a su hijo todos los caprichos. Yo le digo que no lo haga, pero ella siempre va a lo suyo”. Y es entonces cuando una de ellas asume el papel de abuela y, la otra, el de madre."

Lunes, Mayo 9th, 2016

Estas relaciones madre-hija tienen su origen en la cultura, pero muchas veces también en la religión. Las relaciones son diferentes en función de si hablamos del campo o la ciudad, de un continente u otro e incluso de un país o el vecino. Aun así, los interrogantes son los mismos: ¿La maternidad une a madres e hijas? ¿Las madres son demasiado invasivas? ¿Las hijas reproducen los patrones de la persona que las trajo al mundo? ¿O tal vez la maternidad es una afirmación de la libertad?

 

Un día con Aïcha y sus dos gemelas, Nadia y Amel, madres de 3 y 2 hijos

Aïcha nació hace 53 años en Fez. Viste con pañuelo y chilaba y se dedicó a la costura desde casa mientras criaba a sus ocho hijos. Sus dos hijas gemelas Amel y Nadia llevan el pelo suelto y visten tejanos. A sus 27 años, han nacido y han vivido siempre en España y entre las dos hacen equilibrios para sacar adelante su peluquería y sus familias.

Aïcha (la madre) tuvo su primer hijo a los 16 años.“Lo sabía todo. Ya había hecho mis prácticas”. ¿“Prácticas”? Y así es como nos cuenta que crió a sus cuatro hermanos pequeños junto a su madre, que era comadrona y trabajaba muchas horas. A lo largo de su vida trajo al mundo 350 niños, aunque no los de Aïcha. De su madre aprendió trucos como las tisanas de verbena, de menta o de anís, para calmar los cólicos de los bebés. Su madre le enseñó también a dar masajes con aceite de oliva, por la noche, para relajar a los bebés. Un masaje que, según su filosofía, servía para “corregir todo lo que hay dentro”; un masaje fuerte, pero con gestos lentos: todo un arte característico de la puericultura en Marruecos que ella también quiso transmitir.

Sus dos hijas han optado por una mezcla de las dos culturas, la española y la marroquí. Amel utilizó frecuentemente las tisanas con sus dos hijas, de 7 y 2 años. Y tampoco tuvo miedo de ser tachada de anticuada cuando empezó a envolverlas según el método de su madre, aunque sin dejar de introducir su toque personal: su sistema consistió en ceñirles, aunque sin apretar demasiado, una mantilla elástica al acostarlas.

A sus cuatro meses, Khalil, el pequeño de los tres hijos de Nadia (su gemela), sacude los brazos y las piernas en su diminuto chándal. Con o sin masaje, desde su nacimiento se ha opuesto con tesón a verse privado de su libertad de movimiento. Pronto debería empezar su proceso de diversificación alimentaria. Normalmente, se recomienda a partir de los 4 meses, pero Nadia no se lo toma como una ley universal, exactamente igual que su hermana y su madre. Según Aïcha, “no existen reglas escritas, sino que depende de la leche de la madre”. En su caso, las tres mujeres dieron el pecho, más o menos tiempo según cada hijo.

Y las tres reivindican también la importancia del apoyo y la ayuda mútua de la familia. ¿Quién quiere ser moderno? “Sí, moderno”, repite Aïcha, la madre, con cierta ironía. Nadia vivía en la otra punta de España cuando tuvo a su primer hijo. Y su madre se instaló dos semanas en su casa para ocuparse del bebé. “Nosotros decimos que la mujer necesita 40 días para descansar. Nos miman mucho”. Nadia vio como su madre cuidaba de su hijo, y vio “por ejemplo, como al bañarle, empezaba por lavarle la cabeza. Y también me daba consejos sobre la relación entre la alimentación y la lactancia”. Lo mismo hizo con Amel, que cuando salió de la clínica se instaló durante unos días en casa de su madre. Gracias a este apoyo, las dos gemelas no se asustan tan deprisa ante los problemas: “Cuando hay un problema, algunas salen corriendo para el médico o el pediatra. Nosotras no es que no lo hagamos nunca, pero solo cuando es imprescindible”. Así son las tradiciones de la puericultura en Marruecos.

Sin embargo, las gemelas se resisten a ser “solo” madres, por lo que no dudan en recurrir a la familia o a niñeras si lo necesitan o quieren darse un capricho, aunque cuando les llegue su turno, estarán encantadas de cuidar de sus nietos. Del mismo modo, también les gustaría que sus hijas no abandonaran la tradición de la fiesta del séptimo mes. Dos meses antes del parto, la futura mamá se convierte, según esta tradición, en “la princesa de la tarde”. Familiares y amigos próximos le organizan una fiesta y le regalan un caftán y una chilaba. Sus hermanas y primas la visten y la pintan con henna, y todos comparten una comida tradicional. Amel y Nadia ven esta tradición como una preparación psicológica que ayuda en el parto.

¡Igual como la fiesta del primer diente puede ayudar a los bebés a prepararse para el resto de la dentadura! En este caso, madres e hijos se reúnen: el pequeño se sienta sobre las rodillas de la madre y muestra su pequeño diente blanco. Entonces, los demás le colocan caramelos sobre la cabeza, que los demás niños se afanan en coger, y así sucesivamente hasta que se agotan las existencias de chucherías. Se trata, en cierto modo, de un goloso preludio del ratoncito Pérez, que van a conocer más adelante.

Khalil todavía no tiene dientes, pero no tardará mucho. Mientras sigue la conversación, se duerme plácidamente. Pronto se irá con su tía, la hermana pequeña de las gemelas. Esta tarde, a Aïcha le ha tocado cuidar de una de sus nietas.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con un solo clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Recibe este regalo de bienvenida
  • Disfruta de beneficios y cupones descuento
  • Muestras gratuitas y promociones
  • Programa Educativo de nutrición ¡Descúbrelo!

Registrarme

También puede interesarte
Valoración del artículo

0 valoraciones