Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compárte
X
mi-mujer-da-el-pecho

Mi mujer da el pecho

 

Ver a un bebé mamando es, de por sí, una imagen impactante. ¡Imagínate si los protagonistas son tu mujer y tu primer bebé! La primera vez que vi a mi mujer dando el pecho casi lloré (digo “casi” porque soy un tío). Quizá sea demasiado sensible, pero lo tengo asumido. Y, después, me entraron ganas de participar. La mamá no tiene porqué hacer todo el trabajo.

Martes, Mayo 10th, 2016

Dar el pecho es una decisión de los dos. Me gustó que me preguntara mi opinión, aunque estoy seguro de que habría hecho lo que le pareciera de todas formas. ¡El resultado es que ahora me siento parte de ello! Debo reconocer que a veces estoy un poco celoso, pero me alegra poder estar presente en estos momentos inolvidables.

 

Mi mujer se ha convertido en madre

Los pechos eran hasta ahora objetos de deseo, pero ahora alimentan también a mi pequeño retoño. Este cambio de perspectiva no es fácil para mí. Cuando vi al bebé pegado al pecho de mi mujer, me embargó un sentimiento de celos y exclusión. Además, como tiene los pechos más sensibles a causa de la lactancia, no tengo derecho a tocarlos. ¿Por qué me castigan? ¡Yo no he hecho nada!

Al principio, me costaba verles a los dos en ese estado de paz total. Pero, al poco tiempo, la situación me enterneció, cambié de perspectiva y encontré mi sitio. Ahora, ver a mi mujer dando el pecho a nuestro bebé me parece una imagen preciosa.

 

Transmitir confianza y tranquilidad

Para no sentirme excluido y tener la sensación de no servir para nada, me he convertido en el responsable logístico de las tomas. La ayudo a instalarse cómodamente, a crear un ambiente agradable. A veces mientras mi mujer da el pecho, la cojo en brazos; este contacto me da la sensación de que los dos le damos el pecho. ¡Parece exagerado pero no lo es!

En cuanto a los grandes interrogantes de la lactancia, me he convertido en un auténtico experto (las tomas largas o desordenadas, las subidas de la leche, las grietas, etc.). Sé que a veces mi pareja se pone mucha presión y que piensa que no está a la altura, pero yo estoy a su lado para tranquilizarla, hacerle relativizar las cosas y darle confianza.

 

El destete: misión cumplida!

Nuestro pequeño ya tiene 7 meses, pero el destete es un tema peliagudo. Mi mujer tiene miedo de no volver a estar tan cerca de su retoño y lo lleva muy mal. Los dos tendrán que cambiar de hábitos. Ahora, yo puedo tomar el relevo dándole los biberones. La primera vez estaba estresadísimo; tenía miedo de hacerlo mal. Ahora ya tengo la lección aprendida y es mi mujer la que nos mira enternecida cuando le doy de comer.

 


 

"¡VENGA, PAPÁ!"

“Ahora soy un profesional del biberón, pero la primera vez no sabía por dónde empezar. La tetina no era del tamaño correcto o no estaba suficientemente llena, las pequeñas burbujas y el famoso eructo que no llegaba... ¡Mi mujer me tomó el pelo una temporadita!”

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con un solo clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Babero Nestlé bebéRecibe este regalo de bienvenida
  • cupón descuento Nestlé bebéDisfruta de beneficios y cupones
  • Muestras gratis de papillas para bebéMuestras gratuitas y promociones
  • Programa Educativo de nutrición

Registrarme

También puede interesarte