Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X
bebe-bilingue

Bebé bilingüe

(0 valoraciones)

Gracias a un viaje, a un intercambio Erasmus, has encontrado a tu compañero y habéis formado una pareja “mixta”. O tal vez hayas emigrado a otro país. Sea como fuere, cada uno habla una lengua diferente. La cuestión es ahora: ¿qué lengua hablarán vuestros hijos? ¿Las dos? ¿Sólo la tuya? ¿La de tu pareja? ¿La del país donde vivís? ¿Cómo se transmite una lengua en una familia?

Lunes, Mayo 9th, 2016

La lengua materna: ¿un mito? Todas las parejas “mixtas” tienen que enfrentarte al tema de la transmisión de la lengua. La situación en estos casos no es no es una cuestión tan sencilla, nos obliga a reflexionar sobre el sentido del término “lengua materna”. ¿Existe realmente una “sola” lengua materna, la única que tenemos y a la que nos une un sentimiento de pertenencia, porque es la primera, la que utilizamos para pronunciar nuestras primeras palabras?

 

Lo cierto es que si tú y tu compañero os dirigís a vuestro pequeño cada uno en su lengua podemos hablar de dos lenguas maternas, dos lenguas de la infancia, que tendrá completamente integradas y con las que le unirá un vínculo natural, será un bebé bilingüe. Las dos lenguas son insustituibles, compartidas. Pero, ¿qué lengua hablamos cuando toda la familia bilingüe está reunida? ¿“Un padre, una lengua”? Lo más probable es que la familia utilice distintas lenguas en función de la situación: “lengua materna o paterna, según la situación”, “lengua materna y paterna indiferentemente”, “te diriges a tu hijo en tu lengua y él te responde en la lengua paterna”. En el colegio, independientemente de la lengua de los padres, la lengua local será la prioritaria. Esta es la lengua con la que tu pequeño se comunicará con sus amigos, aprenderá en la escuela, hará deporte fuera de clase... No te preocupes si te da la impresión de que deja de lado la otra lengua, porque quizá le sea más práctico; cuando sea adolescente o llegue a la edad adulta, ¡estará muy orgulloso de ser bilingüe!

 

La lengua: la transmisión de una educación y una cultura

Puede parecer extraño que, en determinadas parejas, uno de los miembros renuncie a hablar a su hijo en su lengua. Si tu pareja no habla ni entiende tu lengua y os comunicáis en la suya, seguramente te parecerá normal priorizar la lengua común. Sin embargo, es muy probable que a tu hijo no se lo parezca tanto y que más adelante te avasalle con preguntas: “Papá, tengo cinco años, llevo menos tiempo en España que tú, pero yo hablo mejor el español, ¿por qué?”. La pregunta tiene una lógica aplastante, pero ¿cómo le explicas que tú hablas normalmente el georgiano, tu lengua materna, si no le has hablado nunca en esa lengua?

 

Educar a un hijo hablándole en dos lenguas supone un esfuerzo a largo plazo, un trabajo que se prolongará durante toda la infancia. Sin embargo, es importante darle esta oportunidad, no sólo por las ventajas profesionales que puede reportarle en el futuro, sino también porque el bilingüismo es una experiencia que fomenta la apertura de miras y la agilidad mental, refuerza la capacidad de abstracción y facilita el aprendizaje de otras lenguas. La motivación tiene que ser grande, pero es importante también el estatus de la lengua, si el entorno social y familiar en el que te mueves la valora. Enseñar tu lengua a un hijo es una forma de reafirmar la fidelidad a tu país de origen desde la distancia.

Hay también la otra cara de la moneda: personas que, por sus enormes ganas de integrarse en otro país, deciden abandonar su lengua. Para algunos, abandonarla es también una manera de cuestionar la educación que recibieron de pequeños.

 

Bebés bilingües: ¿una ventaja o un inconveniente?

Las ideas preconcebidas sobre el bilingüismo son muchas y recurrentes. Por ejemplo, que es difícil aprender dos lenguas a la vez y que este doble aprendizaje va a retrasar el desarrollo del niño o le provocará confusiones. ¿Qué hay de cierto en todo esto? El bebé bilingüe no es consciente de que está inmerso en dos sistemas lingüísticos. Se dará cuenta muy rápido de que, por ejemplo, para designar un objeto, su padre dice “chair” y, su madre, “silla”. Y elegirá la lengua más adecuada en función de su interlocutor y de la situación. ¡Pero no necesitará el doble de tiempo para adquirir la lengua! Como todos los niños monolingües, las primeras palabras aparecerán entre los 12 y los 18 meses.
En cuanto a los posibles errores que cometa durante el proceso de aprendizaje de una lengua, hay que considerarlos perfectamente normales, incluso en los niños que aprenden una sola lengua. Estas confusiones forman parte de la construcción del habla. Es cierto que algunos niños bilingües mezclan las dos lenguas, aunque no es una regla aplicable a todos los casos. Y, si las mezclan, suele suceder sobre todo en el ámbito familiar.

 

La vida familiar de una pareja “mixta” no es un camino de rosas

Las diferencias que se harán evidentes en el seno de la pareja “mixta” te obligarán a realizar esfuerzos de adaptación a la cultura del otro. Entre todos, tendréis que inventar una especie de esperanto, esa lengua internacional fruto de un sueño de infancia que inventó Ludwik Lejzer Zamenhof en 1905, con el objetivo de dotar a la humanidad de un instrumento de comunicación entre todos los pueblos de la Tierra. De ti depende hallar la fórmula mágica para transmitir a tus pequeños su doble origen si quieres que el día de mañana sepa más lenguas.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con un solo clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Recibe este regalo de bienvenida
  • cupón descuento Nestlé bebéDisfruta de beneficios y cupones
  • Muestras gratuitas y promociones
  • Programa Educativo de nutrición

Registrarme

También puede interesarte
Valoración del artículo

0 valoraciones

Todavía no se ha encontrado
¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro nuevo motor inteligente de preguntas. Siempre tendremos algo para ti.