Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Ocultar fecha en articulos

Borrar primer <li> de los stages

CSS Desktop-Mobile

Compártelo
X

INTRODUCIENDO EL AGUA A LOS BEBÉS

Miércoles, Enero 27th, 2021

La maternidad es una etapa llena de emociones y nuevas sensaciones. Con ello, surgen toda una serie de dudas debido a la preocupación por que el bebé crezca en las mejores condiciones posibles. Entre las dudas más frecuentes, predominan aquellas que se limitan a una de las necesidades más básicas y esenciales para la supervivencia: ¿Cuándo pueden beber agua los bebés?, ¿Cómo se le puede dar agua a un bebé?, ¿Qué agua es la mejor para un bebé? Ante esta lluvia de preocupaciones, en este post de hoy resolveremos algunas de las mayores dudas que se tienen al comienzo de esta etapa tan especial.

¿CUÁNDO EMPIEZAN A BEBER AGUA LOS BEBÉS?

Desde el momento del nacimiento hasta los 6 meses de edad, es recomendable que el bebé se alimente única y exclusivamente de la leche materna o si no, de leche artificial. Incluso, se recomienda prolongar esta fase todo el tiempo que se pueda (junto con la alimentación complementaria) gracias a los beneficios que aporta. En ambas formas de lactancia, ésta se adapta a las necesidades del bebé, tanto a nivel nutricional como a nivel hídrico, ya que, las leches (ya sea materna o artificial) tienen en su composición más de un 80% de agua. Por esta razón, un lactante no solo reclama la leche para cubrir sus necesidades nutricionales, también la reclama para calmar su sed.

Si se le ofrece agua a un bebé lactante, la ingesta de agua puede aumentar el riesgo de que el bebé fácilmente sienta su estómago lleno por lo que desbancaría la toma de leche. Así, que ten presente: las necesidades hídricas quedan cubiertas hasta los 6 meses de edad limitándose únicamente a la lactancia materna o artificial.

¿Entonces, hasta los 6 meses no deben tomar agua?

Una vez cumplidos los 6 meses, los bebés se adentran en la fase de la alimentación complementaria. A partir de este momento, se puede comenzar a ofrecerle agua entre tomas, sin embargo, su fuente principal de hidratación no deja de ser la leche, que deben tomar en torno a los 500 ml al día. En el caso de que el bebé se esté alimentando de leche artificial, los patrones de seguimiento son distintos ya que, en primer lugar, la textura es algo más espesa y cabe la posibilidad de que no le calme tanto la sed. Por otro lado, la ingesta de leche artificial no suele ser tan frecuente como la toma de pecho por lo que su necesidad para que se le ofrezca agua es mayor.

Existen situaciones como estados febriles, diarreas, vómitos en que necesitarán más cantidad de agua (por las pérdidas ocasionadas), pero lo único que debes hacer si es un lactante es ofrecerle más veces la leche.

¿CÓMO PUEDEN TOMAR AGUA LOS BEBÉS?

La forma en la que un bebé percibe la introducción del agua puede variar un poco según si se está alimentando de pecho o de biberón. Por ejemplo, los bebés amamantados no necesitan utilizar biberón. A partir de los 6 meses cualquier bebé es capaz de beber de un vaso o de una tacita. En cualquier caso, lo mejor es que se le ofrezca de un vaso ya que, a largo plazo, es de donde acabará bebiendo. Además, a medida que se va haciendo mayor, irá desarrollando ciertas habilidades y destrezas que, poco a poco le permitirá manejarse con una diversidad de recipientes y utensilios como los vasos, cubiertos, etc. Junto con estos nuevos recursos y a medida que se va ampliando la gama de alimentos a introducir en su dieta, aumentará también su capacidad para saciar la sed de forma autónoma.

¿QUÉ AGUA ES LA MÁS ADECUADA PARA LOS BEBÉS?

Son varias las opciones a considerar: si es agua de grifo, en primer lugar, es imprescindible asegurarse de su potabilidad. Por otro lado, la concentración de sustancias disueltas en el agua varía considerablemente según la localización geográfica por lo que es difícil saber si es un agua dura o débil. Por esta razón se recomienda el uso de agua envasada apta para el consumo infantil. Esta agua está poco mineralizada, es decir tiene pocas sales.

De todas formas, incluso respecto a dudas sobre tu bebé y la ingesta de agua, recuerda que siempre tienes a tu pediatra para poder realizarle cualquier consulta relacionada con tu bebé.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con un solo clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

También puede interesarte

En esta sección puedes compartir tu opinión sobre nuestros productos.
Para cualquier consulta o pregunta puedes hacerlo a través de nuestro Contacta


Otros papás y mamás han valorado este artículo con un 0/5
Búsqueda


¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro buscador avanzado.
¡Siempre tendremos algo para ti!