Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Borrar primer <li> de los stages

CSS Desktop-Mobile

Compártelo
X
Latest Science News
Practica

Comidas para niños: no cometas errores

Es fácil caer en malos hábitos cuando se prepara la comida para niños pequeños. Descubre cómo unos simples y pequeños cambios pueden hacer que sus comidas y minicomidas sean más saludables.

¿Puedes detectar qué falta o qué sobra en las siguientes ocho imágenes? Desde porciones demasiado grandes y bebidas poco adecuadas hasta los grupos de alimentos que faltan y las opciones no saludables, hay algo que se puede mejorar en cada una de estas imágenes de comidas para niños.

Errores más comunes en las comidas para niños

Error n.° 1: Ofrecer bebidas gaseosas a tu pequeño

Las bebidas azucaradas no deben formar parte de la dieta de un niño pequeño. Las calorías sin valor nutritivo de las bebidas azucaradas como las de tipo cola o la limonada no deben formar parte de la dieta saludable de tu pequeño. También son perjudiciales para los dientes que le están saliendo, ya que pueden contribuir a la caries dental. Ofrécele leche (leche materna, leche de crecimiento o leche de vaca) o agua con todas las comidas y tentempiés, y ten siempre un vaso de agua disponible para que vaya bebiendo durante el día y evitar de esta forma el azúcar para los niños.

Error n.° 2: Poner demasiada comida en el plato de tu pequeño

Una porción de pan para un niño de uno o dos años en una comida es aproximadamente media rebanada. Por supuesto, si tu pequeño te da señales de que está hambriento y quiere más, puedes ofrecerle otra media rebanada. Aunque no debes sobrecargar su plato con demasiadas cosas al principio.

Error n.° 3: No incluir verduras en el menú de tu pequeño

Tu pequeño debe comer algunas verduras con cada comida principal. Esta comida o cena solo incluye alimentos de dos de los principales grupos de alimentos: carne del grupo de las proteínas y arroz del grupo de los cereales/granos. Añade verduras a este plato y termina con una ración de fruta y algún lácteo, ¡y habrás logrado que los cinco grupos de alimentos estén presentes en una sola comida!

Error n.° 4: Pensar que tu hijo puede comer como un adulto

Las zanahorias y las uvas enteras comportan un riesgo de atragantamiento y deben servirse cortadas Este tentempié, o minicomida, es una opción saludable, pero las uvas enteras y la zanahoria comportan un riesgo de atragantamiento para los niños pequeños. Las uvas siempre deben cortarse por la mitad a lo largo, y la zanahoria suave y cocinada debe cortarse en trozos del tamaño de un bastoncito.

Error n.° 5: Ofrecerle raciones demasiado grandes

Una pechuga de pollo entera es demasiado para un niño pequeño Las raciones de los niños pequeños son mucho más pequeñas que las de los adultos, y una pechuga de pollo entera es demasiado para una sola comida. Alrededor de 30 g de carne o alternativas a la carne es una ración más realista para una comida principal. A modo de guía, un trozo de carne del tamaño de la palma de la mano pesa unos 90 g, así que un tercio de esa cantidad es lo que debes ofrecerle a tu peque para empezar. Si muestra señales de hambre, o pide más, entonces dale otra ración.

Error n.° 6: Empezar el día de un niño con azúcar

Los cereales para el desayuno con alto contenido de azúcar son una opción poco saludable para los más pequeños. Revisa la etiqueta de los cereales para el desayuno antes de comprarlos. Evita los que tienen 6 g o más por cada 30 g de cereal seco. La avena o los cereales infantiles, que son integrales y sin azúcar añadido, son opciones más adecuadas.

Error n.° 7: No incluir proteínas en las comidas

Las pautas para niños pequeños sugieren incluir una ración de comida del grupo de las proteínas como parte de la comida y la cena. La carne es una opción, pero también otro tipo de alimento que contenga proteínas. Las judías cocidas son una buena fuente de proteínas de origen vegetal.

Error n.° 8: Elegir grasas "malas"

Los "nuggets" de pollo fritos y con mucha grasa y las patatas fritas son opciones menos recomendadas. También pueden contener sal, azúcar y otros saborizantes añadidos. Cocina tus propias patatas y un poco de pollo cocinado con aceite de oliva como una alternativa mucho más saludable y nutritiva.

¿Cómo es el plato de comida para tu niñode tu pequeño?

¿Reconoces alguno de estos ocho malos hábitos? Toma nota de estos sencillos cambios e intenta incluirlos en tu rutina diaria de comidas. La salud de tu pequeño te lo agradecerá cuando sea mayor.
¿Nunca has cometido ninguno de estos errores en las comidas? ¡Felicidades! Sigue así y no caigas en malos hábitos en el futuro.

¿Ha sido útil este artículo?
  • Insuficiente
  • Suficiente
  • Normal
  • Bien
  • Muy bien
Ver referencias
¡Regístrate y disfruta de las ventajas de pertenecer al Club Nestlé Bebé!

Consigue tu regalo de bienvenida, muestras gratuitas y ahorra con los cupones de descuento. Además, aprende todo lo que necesitas saber sobre la nutrición durante los 1.000 primeros días de tu bebé.

Búsqueda


¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro buscador avanzado.
¡Siempre tendremos algo para ti!