¡Preparando la llegada del bebé!

Dentro de unas semanas, el bebé asomará su naricita. Por decir algo: en realidad ¡todo su universo está esperándolo ya! La cuna, el cambiador, el armario ropero, la cajonera... Su nido ya está a punto. ¡Sólo falta él!

¡Preparando la llegada del bebé!
 
 

Escoger bien la ropa

No hace falta que desde la primera semana de embarazo te lances a comprar ropita desenfrenadamente, aunque sí puedes darte de vez en cuando un capricho, pero teniendo en cuenta el mes en que nacerá tu hijo ¡si será verano o invierno! Aquí va una lista de lo imprescindible junto con un consejo: evita comprar demasiadas prendas de talla 0 para recién nacido. Si tu bebé es grande, pasará directamente a la talla siguiente. Por lo que es mejor mezclar: unas cuantas prendas de tallas entre recién nacido y 1 mes serán suficientes para las primeras semanas.

  • Bodys: de algodón suave, preferentemente cruzados con automáticos delante (mucho mas fáciles para vestir al bebe, ¡sobre todo al principio cuando todavía no lo dominamos!).
  • Bonitos pijamas, también llamados peleles, de terciopelo o algodón suave, también son más prácticos si se abrochan por delante.
  • Según la época del año, una chaquetita de algodón o lana, ¡o hasta de cachemira para las más puestas en la moda!
  • Calcetines (suelen ponerse con el pijama para que el bebé tenga los pies bien calentitos).
  • Peúcos de punto tejidos por la abuela o de piel superblandita, ¡depende!
  • Mantillas de algodón, que pueden servir de babero o trapito para dormir. Una idea:personalízalas con un pequeño detalle bordado en una esquina o tíñelos con un tinte de lavadora, ¡con un color "fashion"… queda muy divertido!

Para la ropita "de verdad", recuerda que van a regalarte mucha, y que en los primeros meses lo más importante es la comodidad. Una solución intermedia: el peto, ¡un imprescindible que se adapta a todas las épocas del año y a todas las ocasiones!

 

¿Cuándo preparar la canastilla para el hospital?

La única regla que existe es que esté preparada el día que haya que irse.
Lo ideal es prepararla un mes antes del día D: así estarás tranquila.
Para que no olvides nada, sigue nuestros consejos para hacerte una lista completa .
¡Y no te olvides de preparar tus cosas también!
 
Imprimir
Compartir

Compartir

Compartir en Twitter

Compartir en Facebook

Compartir en Blogger

Enviar por correo electrónico